Hace 520 años, el conejo arribó a América un 3 de Noviembre de 1493, desde entonces su cría ha sido un sustento económico y nutricional muy valioso para nosotros los Americanos quienes vemos en el conejo a un productor de carne en potencia.
 

miércoles, 5 de septiembre de 2012

El comportamiento del conejo silvestre

2 comentarios

La colonia

El conejo en su medio natural es de carácter nocturno, dependiendo más de otros sentidos que de su vista. Puesto que esta especie se encuentra contantemente amenazada, su visión es panorámica, percibe finamente los olores y sus orejas son grandes y rotatorias (sistema de refrigeración y alerta ante el peligro). En su medio natural, constantemente se encuentran buscando alimento en su entorno y vigilan los alrededores parándose sobre sus dos patas traseras, y si algún peligro acecha, sus largas patas traseras le permiten una huida rápida a la vez que golpean el suelo con sus patas traseras para advertir al resto de la colonia que se refugie. Sus ojos permiten visualizar en la penumbra, por lo que durante esta se encuentran alertas al peligro. Solamente si se encuentran muy atemorizados, pueden estos emitir un chillido agudo.
Las hembras preparan nidos especiales para el nacimiento de sus crías, que nacen ciegas y sin pelo. Estas se encuentran calientes gracias a que están todas apiñadas y a que el pelo de su madre los cubre. Las hembras solo amamantan a sus crías una o dos veces al día, el resto del tiempo lo pasan fuera del nido. Las hembras con o sin crías atacan a veces a otras camadas y los machos actúan como moderadores.

El territorio

Esta especie es muy territorial, cada grupo de animales tiene su territorio, claramente definido por heces, orina y secreciones. Los machos defienden grandes áreas y las hembras se concentran en su nido. En los límites del territorio el macho marca con olores fuertes, igualmente lo hace con zonas especiales dentro de este. Regularmente los conejos recorren los límites territoriales, puesto que son cautelosos cuando detectan otros olores.
Las crías son marcadas con diversas secreciones de la madre, especialmente las que provienen de los folículos pilosos de debajo de la barbilla. Los machos marcan su territorio con mayor cantidad de secreciones que los demás.

Jerarquía

La jerarquía existe en las colonias de conejos, en aquellas jerarquías lineares entre machos y hembras, escasamente se dan agresiones. Sin embargo, entre machos que compiten por la jerarquía del grupo existen luchas en las que se ocasionan graves lesiones, si las hembras están en celo, la lucha se agrava. La organización se mantiene mediante exhibiciones de comportamiento y el olor de las secreciones. Estas secreciones de los folículos pilosos de debajo de la barbilla se correlacionan con la categoría social del individuo. Cada animal tiene su propio olor reconocible, por lo que el olor es importante para identificar otros individuos, para conocer su estatus social y para detectar el estro en las hembras.
En condiciones de laboratorio se ha visto que las luchas entre conejos se reducen de un 21% a un 0.7% (en tiempo que se dedica a esta acción) si los conejos son castrados, tanto en hembras como machos.
Como en toda jerarquía, los individuos dominantes tienen prioridad con respecto al acceso a la comida y a los refugios, y también al momento de cubrir a las hembras.
Cuando dos conejos del mismo sexo se juntan en una misma jaula, uno persigue al otro, si uno no lucha, el otro no lo hiere. Sin embargo, si el perseguido le planta la cara, la convivencia se dificulta.

Reproducción

En los conejos salvajes, el cortejo entre adultos es una forma temprana de actividad sexual. El meneo de la cola es común en el cortejo. El macho eleva sus cuartos traseros, camina con las patas rigidas y eleva su cola descansándola sobre su espalda y moviéndola de un lado a otro. Esta conducta es propia del macho en el cortejo. Además de  ser un estímulo visual, probablemente haya también un estímulo olfatorio de por medio.
Sobre la reproducción, en el conejo europeo se ha visto que existe la estacionalidad. Es así que en un estudio realizado por 11 años, nunca se vieron camadas en los periodos que abarcan desde el mes de Noviembre hasta febrero. Todos los años, las hembras se reproducen hasta la época de otoño (Mayo, Junio y Julio). Esto porque después de este periodo  disminuyen las lluvias y también la disponibilidad de pastos.

Bibliografía

Fernández J. 2006. Medio Natural. Capítulo 46 - Curso de Cunicultura Online. Universidad Politécnica de Valencia. Valencia

Jensen P. 2004. Etología de los animales domésticos. Esitorial Acribia S.A. Zaragoza

Alves P, Ferrand N y Hackländer K. 2008.  Lagomorph biology. Evolution, ecology and conservation. Edit. Springer.

Weisbroth S, Flatt R y Kraus A. 1974. The biology of the laboratory rabbit. Academic Press INC. New York

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Muy Interesante el tema y los puntos tratados para poder conocer mejor al conejo. Solo una acotación el término correcto en el título seria EL COMPORTAMIENTO DEL CONEJO SILVESTRE. Ya que el termino salvaje es la forma corriente de definir un animal.

Saludos

Jose Alfredo dijo...

Cierto

Publicar un comentario en la entrada